Tipos de tiburones

Tiburón de Groenlandia

Aunque todo el mundo piensa en el tiburón blanco cuando se habla de estos animales, lo cierto es que hay una enorme cantidad de especies, algunas tan desconocidas como este somniosus microcephalus, el nombre científico del tiburón boreal.

Tiburón de Groenlandia

El tiburón de Groenlandia tiene algunas características que lo hacen muy especial, como ser el vertebrado más longevo de todo el reino animal, aunque no es la única que lo convierte en un escualo singular.

Ficha técnica del tiburón de Groenlandia

Este tiburón boreal es uno de los más grandes que existen, pues la media de tamaño está entre los 6 y los 7 metros de longitud.

Para alcanzar esa medida le hacen falta muchos años puesto que el crecimiento es de alrededor de un cm por año, de manera que solo los animales más longevos llegan a medir esos metros después de unos siglos de vida.

No nos equivocamos al hablar de siglos de vida en un animal, pues quizá la característica más destacable del tiburón boreal es su longevidad, ya que la vida media es de unos 272 años y se han estudiado ejemplares que se cree que han pasado los cuatro siglos de existencia.

Es cierto que hay científicos más conservadores, pero incluso los más prudentes coinciden en que puede superar los 150 años sin ninguna dificultad.

Dejando a un lado los años que puede llegar a vivir, este animal pesa alrededor de una tonelada y es de un color gris no muy bien definido, con manchas que son más o menos intensas dependiendo de cómo sea el fondo marino.

Su piel también es muy característica, pues en lugar de escamas tiene dentículos dérmicos. Estos elementos son comunes en los tiburones y tienen una estructura muy similar a la de los dientes, siendo los culpables de que los tiburones tengan la piel áspera como la lija.

Además de la edad, otra de las curiosidades de este animal es que es casi ciego, algo que no se debe a su hábitat, sino a que tiene un parásito que se alimenta de su córnea por lo que con el paso del tiempo va perdiendo visión hasta quedarse ciego o casi ciego.

Alimentación del tiburón boreal

El tiburón boreal tiene una alimentación muy variada, que se compone de peces de todo tipo, de mamíferos marinos de todos los tamaños (desde focas a ballenas de pequeño tamaño) y de moluscos y crustáceos.

Del mismo modo, no deprecia la carroña por lo que podemos ver a este animal en las zonas en donde los pesqueros tiran los restos de los peces o alimentándose de todo tipo de animales muertos o heridos.

Como curiosidad, hay que decir que los parásitos que se comen sus córneas les ayudan a cazar. Esto se debe a que estos parásitos brillan en la oscuridad, lo que atrae a todo tipo de peces hacia el tiburón boreal que ayudado por su agudo sentido del olfato es un excelente cazador.

¿Cómo se reproduce este tiburón?

La reproducción del somniosus microcephalus se puede calificar de “muy lenta” y es porque los individuos tardan mucho en alcanzar la madurez sexual.

Los machos llegan a la madurez cuando miden alrededor de 2,5 metros, mientras que en el caso de las hembras hay que esperar a que alcancen los 4 metros. En años, dado el crecimiento tan lento de esta especie, se traduce en que ambos sexos deben esperar a tener unos 150 años para poder reproducirse.

Este tipo de tiburón es ovovivíparo, lo que significa que las crías se desarrollan dentro de un huevo y dentro de la madre. La madre pone los huevos cuando las crías se han desarrollado por completo, de forma que de forma casi inmediata las crías salen de los huevos tras la puesta.

El número de crías es muy limitado, no suelen tener más de diez y pueden medir hasta un metro nada más nacer, un tamaño que explica las pocas crías que salen de la madre. No se sabe mucho más sobre el proceso reproductivo, aunque sí que se puede afirmar que los tiburones boreales se reproducen una vez cada dos años y que las crías son independientes nada más nacer.

¿Dónde vive?

Los tiburones boreales nadan por las aguas del Atlántico Norte y los vamos a poder localizar en profundidades que llegan hasta los 2.600 metros, aunque parece que siempre suele estar a cotas que no sobrepasan los 500 metros que es donde se siente más a gusto.

Es evidente que le gustan las aguas frías, con una temperatura máxima de unos 12 grados y en varios tipos de ecosistemas, como los costeros o los pelágicos, aunque se han llegado a ver incluso en los estuarios.

¿Es peligroso para los humanos?

Se sabe muy poco de los tiburones de Groenlandia, de manera que no se puede decir si son peligrosos o no para los humanos a ciencia cierta.

Debemos tener en cuenta que por el hábitat en el que se mueven y las temperaturas del agua es muy difícil que convivan con humanos, lo que hace que los ataques sean casi imposibles.

Hay pocas personas que han nadado entre ellos, siempre aprovechando que a veces van a aguas cálidas a buscar comida, y las que lo han hecho hablan de que son animales tranquilos y que no parecen tener interés en los humanos, pero los encuentros son tan escasos que no sabemos si son peligrosos.

¿Está en peligro de extinción?

El tiburón boreal no es una especie en peligro de extinción en la actualidad, pero sí que está incluido como una especie vulnerable.

Durante siglos se ha cazado para aprovechar el hígado y la piel, aunque ahora mismo su caza está olvidada, más teniendo en cuenta que la carne es tóxica para los humanos y que para consumirla hay que tratarla de una manera determinada.

Ahora mismo, su mayor problema es la pesca masiva, puesto que en muchas ocasiones termina siendo capturado en las redes enormes que se usan en la industria pesquera, muriendo muchos ejemplares de esta manera tan absurda.  

Estas redes pueden ser un problema, más teniendo en cuenta los pocos ejemplares que nacen y el tiempo que tardan en ser maduros sexualmente para poder criar.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *